Marianela Garbari, una Pantera suelta en el Campus

Garbari principal

“Con Kiko planificamos un entrenamiento específico para líberos y una charla para las chicas que participen del Campus. Creo que esa parte de charlar e interactuar con las más más chicas es lo que más nos va a dejar a todos: generar un feed-back y que salga una charla natural, contando experiencias y respondiendo a todas las inquietudes”, describe Marianela Garbari, una de las integrantes de Las Panteras que estará presente en el Campus Kiko Méndez Paz, a realizarse del 10 al 13 de febrero próximo en la ciudad cordobesa de Leones.

“Me encanta trabajar en formación de las más chiquitas. Soy profe de Educación Física y trabajé con las inferiores del club Gimnasia y Esgrima La Plata, en el cual fui preparadora física de las categorías formativas. Me sentí muy cómoda, y logré un vínculo excelente con las chicas”, destaca Marianela, que se desempeña como líbero y formó parte de la Selección Argentina femenina que obtuvo la primera clasificación olímpica de su historia.

“Creo que es importante que las jugadoras más grandes nos involucremos en la formación de las más chicas, porque ellas se sienten identificadas con nosotras”, agrega la jugadora nacida en Urdampilleta, provincia de Buenos Aires.

Garbari–En ese sentido, ¿cómo vivís la chance de estar en contacto con chicas que pueden tenerte como espejo, como referente?

–Como expresaba en la pregunta anterior, me encanta poder contar y hablar con las chicas, que pregunten las inquietudes y hasta las mismas vivencias que nos van llevando a crecer como jugadoras. Yo también fui chica y muchas veces me era inalcanzable poder hablar o cruzarme con jugadoras que para mí eran referentes. Por eso es que me parece que es buenísimo el aporte de las mayores para poder volcar todo a las más chicas.

–¿Cómo pensás que se darán tus charlas durante el Campus?

–Me encantaría que sean charlas espontáneas, de esas que solas van llevando un rumbo, desde la pregunta más inocente hasta algo más puntual en cuanto a lo técnico o de entrenamiento. Creo que las charlas más lindas son las que no se planifican y vamos encontrando un ida y vuelta que nos da la confianza a las dos partes para abrirnos. Me encantaría poder contarles cada cosa que vivimos en el Preolímpico en Bariloche, porque sé que les va a gustar escuchar. Y quiero que ellas me cuenten qué sintieron desde el otro lado de la tele.

–¿Recordás cómo eras vos a la edad de las chicas que estarán en el Campus?

–Yo era muy inquieta y no sólo jugaba al vóley. Cuanto deporte podía practicar, lo hacía. Miraba mucho deporte por tele y en fechas de torneos Panamericanos y Juegos Olímpicos estaba prendida al tele todo lo que me permitían. También juntaba todos los diarios deportivos que podía.

–¿Qué cosas te motivaban especialmente a esa edad?

–Jugar para ganar me motivaba. Siempre me gustó jugar a cualquier juego, ya sea de cartas, juego de mesa, deporte. ¡Hasta jueguitos en la compu! Cuando empecé a entrenar un poco más en serio, me motivaba superarme y que me salgan las cosas que no me salían. O quería hacer cosas que veía en jugadoras más grandes, porque eso me permitía tener más herramientas. Después, de grande la motivación pasaba por lograr el objetivo del equipo.

–¿Recordás algún espacio formativo como este Campus del que hayas sido parte en tu etapa formativa?

–Me acuerdo de un campus en el que estuve presente cuando tenía 13 o 14 años. Se hizo en Olavarría, en el club Estudiantes: es el día de hoy que me acuerdo los ejercicios que hacíamos. Me encantó.

–¿Qué consejos les darías a las chicas que se inscriben en el Campus?

–Que vayan a vivirlo con la mayor intensidad posible, que estén dispuestas a llevarse vivencias, que interactúen con sus propias compañeras, que charlen y que pregunten todo lo que se les cruce, que no tengan vergüenza de preguntar y de hacer.

 

Garbari 3

.

Desafío olímpico

–¿Caíste con esto de ser olímpica? ¿Aún parece un sueño o algo irreal?

–Todavía no logro entender la dimensión de lo que se logró. Es como que lo hablo pero no me doy cuenta de que fui una de las protagonistas: es real, lo sé, pero llevará más tiempo ser totalmente consciente. Hicimos historia y es difícil de explicar.

img-20160117-wa0023_r6703.jpg–¿Desde cuándo soñás con ser olímpica? ¿Te proponías ser mundialista u olímpica o sólo dejabas que tu carrera fluyera?

–Siempre fui una fanática del deporte, y creo que fue el motivo que me llevó a estudiar mi carrera de profesora. Leía, veía y practicaba todo lo que podía. Siempre quise estar en unos Juegos Olímpicos. Y decía: aunque sea. voy a ir a verlo algún día. Pero nunca pensé que me llegaría: la última convocatoria a la Selección me tomó por sorpresa y acepté la propuesta por el desafío que había por delante: la clasificación olímpica. Pero nunca mi carrera deportiva estuvo con ese único fin. Yo jugaba porque me gusta jugar, y era como que cada año los desafíos eran más grandes. Así fue que me encontré con el desafío más grande de la historia.

–¿Qué recuerdos del Preolímpico te van a quedar para siempre?

–Todos. Absolutamente todos. Incluso el antidoping que me toco justo el último partido, jaja. ¡Pero a todo eso lo vamos a charlar en el campus!

.

.

Anuncios